Aurèlia Rosell

Mujeres del Tren, historias anónimas muy cercanas


La voluntad de visibilización y reconocimiento de las mujeres en el ferrocarril, ha impulsado este proyecto del Museo del Ferrocarril de Catalunya.

Después de la implantación del ferrocarril a mediados del siglo XIX, surgieron nuevos oficios y profesiones que muchas veces unimos en una sola definición: los ferroviarios.

Las condiciones de trabajo al inicio habitualmente eran muy duras, lo que creó unos profundos vínculos afectivos entre los trabajadores, que hicieron de esta profesión a una gran familia, “la familia ferroviaria”.

Algunos de esos oficios de entonces todavía se mantienen hoy, pero otros sólo perviven por los testimonios vivos de los padres y abuelos de esta "familia". Gracias a esas personas sabemos cómo eran sus condiciones laborales y sociales en la época en que desarrollaron su profesión. En muchos casos convivían en los poblados ferroviarios que surgieron junto a las estaciones o en torno a las instalaciones ferroviarias en las que trabajaban.

El Museo quiere dar voz y valorar la labor de mujeres que han formado parte de la historia del ferrocarril, a través de diferentes oficios, y que han quedado escondidas en un sector mayoritariamente masculino.